1.31.2017

AHORA ES EL MOMENTO DEL CAMBIO

MAÑANA LO HARÉ,

 MAÑANA EMPIEZO, 

LUEGO LLAMO,

 LUEGO LO HAGO, 

LUEGO EMPIEZO...

Ahora es el momento!


   Elena Niño García, 54 años   




Comencé a hacer yoga porque tenía necesidad de hacer algo, no me gustan los gimnasios… me aburren, y de casualidad conocí a mi profe de yoga, me dio un flyer y ahí comenzó todo, empecé a investigar precio, horarios…probé una clase y me quedé.

Antes de practicar en Myoga mi concepto del yoga estaba basado en la meditación y en estar sentado con las piernas cruzadas “pensando”.
El concepto que tengo ahora es muy diferente, se hace mucho ejercicio con las posturas, te permite experimentar con la respiración y ver como consigues nuevos retos personales en cada práctica sin proponértelo
Las clases no son aburridas, pero al no tener la suficiente fuerza las series de los saludos al sol, a veces se me hacen un poco largas
Al principio, pensaba que en la vida seguiría siendo siempre con las limitaciones físicas que tenia y que debía aceptarlas como eran, porque no cambiarían… ahora después de 5 / 6 meses que estoy practicando veo que no es así, que poco a poco se avanza y sobretodo cualquier postura se puede adaptar  a tus necesidades. Por lo que no hace falta ser flexible, se va llegando a ello a través de la práctica
El yoga es para cualquier edad, condición, no tiene nada que ver con el deporte, es otra cosa, tiene un fundamento más espiritual o intrínseco a la persona, a su interior
En las posturas  tienes que llegar a donde puedes, sin forzarte, a través de la concentración y la respiración.
En mi caso, he notado que a veces según voy respirando entro más y más en la postura
Lo que más me gusta de Myoga es que en cada clase somos muy poquitos y la profe puede estar más por las necesidades de cada uno de los asistentes. Son prácticas muy personalizadas

Desde que práctico en Myoga sobre todo me he notado más flexibilidad, una mejor concentración y mejor humor, menos cascarrabias.
Por otro lado como practico yoga el jueves por la noche y los viernes no trabajo, me permite dejar atrás todos los problemas de la semana y entro en el fin de semana limpia.